El potencial de las energías renovables

Algunas consecuencias del sostenimiento de nuestro modo de vida con combustibles fósiles han convertido las energías renovables en un tema central en nuestra sociedad. Sin embargo, la exposición de los argumentos se encuentra a menudo apoyada en imágenes impactantes, frases rotundas, y principios universalmente asumibles que en un análisis superficial convierten tales argumentos en social y técnicamente inmaculados.

La consecuencia es que muchos ciudadanos perciben que las energías renovables son la solución exenta de dificultades, y viven a menudo despreocupados del problema energético .

Si bien es incontestable que las energías renovables deben tener, y tendrán, una aportación creciente al total de energía primaria consumida, el análisis riguroso de su potencial y su impacto social, y el estudio de políticas de despliegue debe apoyarse en un estudio de los potenciales, costes e impactos mediante métodos rigurosos y con hipótesis bien fundamentadas.

Tal cuantificación no es sencilla, por diversas razones; entre otras:

  • Las energías renovables son, por su naturaleza, de muy distinto origen, y cada una requiere un tratamiento específico.
  • Los datos necesarios son diversos (estadísticos, geográficos, económicos), con orígenes distintos, y fiabilidades no siempre reportadas o adecuadas.
  • La cuantificación del potencial es necesaria a escala global, regional (supranacional) o nacional; el volumen de datos a manejar es considerable, y puede ser el caso que un mismo tipo de dato no esté centralizado sino que deba ser recolectado en varias fuentes en función de la localización geográfica (por ejemplo, por Comunidades Autónomas).
  • Muchos de los datos necesarios requieren modelado con un alto grado de incertidumbre (por ejemplo,la superficie de tejado disponible), o predicciones especulativas a largo plazo (por ejemplo, la evolución del coste específico de una tecnología, o de la demanda energética).

En estas páginas se presentan los resultados de un estudio realizado por el Grupo de Fluidodinámica Numérica de la Universidad de Zaragoza utilizando una metodología rigurosa, que tiene las siguientes características generales:

  • Racionalidad: las hipótesis y modelos han de estar bien documentadas y justificadas.
  • Verificabilidad: cuando ha sido posible, la calidad de los datos de elaboración propia, y de los resultados del modelo, ha sido contrastada con los resultados de fuentes externas.
  • Modularidad: las partes o modelos de que se compone el estudio han ser fácilmente reemplazables por otros, bien sea para introducir mejoras o bien para estudios paramétricos o de sensibilidad.